Símbolos mediantes

Símbolos mediantes

Los conflictos y los acuerdos son solo simbólicos. La mediación es un proceso simbólico. Simbólicos son los mediados y sus narrativas. Y un símbolo es también el mediador. Dice Meister Eckart: «Cuando el alma quiere experimentar algo lanza una imagen frente a sí y luego entra en ella” 

Los egipcios usaban el mismo término para escribir y dibujar. «Llamamos símbolo a un término, un nombre o una imagen que puede ser conocido en la vida diaria aunque posea connotaciones específicas además de su significado corriente y obvio.» —Carl G. Jung.

El símbolo es una forma o “la forma» de exteriorizar pensamientos, ideas, sentimientos y sensaciones. Este medio de expresión tiene la característica que no tiene significado salvo el que se le atribuya. Vivimos en un mundo simbólico. ¿Qué significa para tí esa expresión?

Una amiga (Paola Rozo) me enseñó a vivir en las imágenes y a reconocer que las imágenes están vivas. Abren puertas y nos ayudan a pasar a otros mundos. Me enseñó que no hace falta saber dibujar para dibujar.

En la mediación de conflictos un método muy valioso para lograr que los mediados exterioricen lo que subyace en us narrativas es el dibujo o la confección de símbolos.

Les cuento lo que sucedió en un establecimiento educativo: Les pedí a cada uno que haga un símbolo que represente la situación que están viviendo en la institución. Cada participante tenía una imagen en su mano. Luego les pedí por favor que se junten en grupos de cinco personas para compartir y explicar la imagen y realizar un símbolo que contenga todas las características principales de todos los símbolos. Cada grupo (eran como cinco) confeccionó un nuevo dibujo.

Paso siguiente les pedí que se juntaran, un representante de cada grupo y comenten y formen un nuevo símbolo en el que se encuentren representados todos los símbolos e ideas de cada grupo. Hicieron un sol, mucha gente alrededor, un edificio escolar, y en el medio un rayo en rojo que dividía la imagen y otros elementos más.

Luego les pedí que agregaran lo que consideraban que faltaba o si entendían que algo había sido omitido. Se agregaron algunos detalles. Luego los animé a que se expresen sobre lo que veían. Casi todos hicieron énfasis en el rayo que sobresalía por su color y fuerza. «Bien empecemos a hablar de él» -propuse- «¿Qué es? ¿Qué significa?» Todos coincidieron de que se trataba de la coordinación de idiomas. La reunión tomó intensidad emocional. Se expresaron y dijeron lo que sentían. Pero no terminó allí.

Les propuse que hagan el mismo ejercicio, pero ahora con la imagen del futuro, la imagen deseada, la imagen del futuro que quería aparecer en la institución. Salió otra imagen. El rayo no estaba. Había más niños jugando, más flores y más colores.

¿Cuál es el primer paso que tiene que dar cada uno/a para llegar aquí? -pregunté-

Empezaron a generar ideas para avanzar, tanto individual como colectivamente. Recuerdo que una participante se me acercó y me dijo: “Gracias. Voy a hablar con la coordinadora personalmente”

¿Saben? Creo que entre el conflicto y su solución hay sólo un símbolo…
Hasta la próxima!